piramides

cabeza olmeca

Introducción a la cultura de Anáhuac.

La primera civilización en aparecer en el Anáhuac fue la Olmeca, mejor conocida como la cultura madre en el año de 1500 a.C. Su influencia se ve en las culturas que les siguen, como lo son la maya, la zapoteca o la nahua, esta influencia se puede observar en sus iconografías en sus zonas arqueológicas, la más notoria siendo la serpiente emplumada.
Es importante mencionar que de todas las civilizaciones de provenientes del Anáhuac construyeron piramides. A la fecha se tiene registro de que en México hay 187 zonas arqueológicas y dentro de cada una de ellas hay más de una pirámide, este es un número superior al de Egipto, teniendo solo 110 pirámides.
No existe una manera concreta para describir en plenitud a sus habitantes, pero en palabras del Dr. Miguel León Portilla menciona que la Toltecáyotl es “el conjunto o esencia de la sabiduría y las instituciones de los toltecas”.
Además, en el Siglo XVI Sahagún relata que, “Los toltecas eran gente experimentada, todas sus obras eran buenas, todas rectas, todas bien hechas, todas admirables, estos toltecas eran ciertamente sabios, solían dialogar con su propio corazón.”
El mundo en la Anáhuac era percibido como un campo de energía u o puestos complementarios. La primera era la energía luminosa, todo lo que está constituido por átomos, a este le llamaron Tláloc y era representado con el agua. La otra energía complementaria es la espiritual y era representada con Quetzalcóatl. Tambien hay que mencionar que los anahuacas nunca tuvieron dioses y no eran idólatras.