mitología maya

El Xibalbá

El Xibalbá

El Xibalbá
Dentro de la mitología maya el concepto de la vida y la muerte era muy importante, ya que para ellos la cosmovisión se componía de tres elementos: el cielo, la tierra y el inframundo o Xibalbá.
De acuerdo con la religión Maya, al morir el alma de la persona comienza un viaje al Xibalbá.

¿Qué es el Xibalbá?
El Xibalbá era el inframundo de la cultura Maya, este mundo era gobernado por los Dioses de las enfermedades y de la muerte Hun-Camé y Vucub-Camé. Para lograr viajar al Xibalba sin ningún incidente o altercado, era necesario llevar una pieza de jade, ya que era la piedra de la creación, que significaba vida y poder. Hun-Camé y Vucub-Camé eran los jueces y encargados de delegar al resto de los Dioses del Xibalbá.

Para los mayas el Xibalbá era un lugar físico que estaba oculto debajo de la tierra, y a este se podía acceder por entradas reales. Se decía que la entrada física al Xibalbá se encontraba en una cueva cerca de Guatemala.

¿Cómo es el Xibalbá?
El Xibalbá logra ser conocido principalmente por una historia que aparece en el Popol Vuh, en esta se menciona que el Xibalba es un lugar importante donde los gemelos Dioses Hunahpú e Ixbalanqué tuvieron que descender hacia allí tras ser retados por los Dioses del inframundo a un juego de pelota.
En el Popol Vuh, se dice que el Xibalbá es un lugar subterráneo compuesto por diferentes estructuras, como las casas de los Dioses del Xibalbá, los jardines y otras estructuras que hacen que el inframundo tenga un parecido a una gran ciudad.
El camino que lleva al Xibalbá era un recorrido compuesto por distintas trampas y pruebas, todo esto con el propósito de confundir y engañar a los viajeros para perderlos y que nunca pudieran salir. Pero si estos lograban superar todas estas pruebas y obstáculos, podrían llegar a la junta de Xibalbá.