La identidad en la Cultura Anahuaca

Un enfoque incluyente.

Es notable la creciente cantidad de etiquetas y clasificaciones sociales; en muchos casos estos se utilizan como identidad, de tal forma que las personas se consideran de un grupo; pero en otros son formas de agrupar a quienes no forman parte de nuestro esquema. Así, encontramos categorías como los millenials, ninis, geeks, preferencias sexuales casi infinitas, religiones, así como grupos de tradición (concheros, danzantes, autónomos, etc.) . Esto por un lado nos demuestra un mayor deseo de identidad, y por otro un traslado del ego a los grupos sociales, que se enorgullecen de pertenecer a un grupo, y desprecian a otros.

En estos casos el ego no solo es un factor de desgaste personal, sino que nos impide adoptar una actitud que nos impulsa a generar sinergia::
VER A UNO MISMO EN CADA MEXICANO .

El hecho de dividir, humillar o incluso atacar a nuestros propios hermanos por tener un enfoque diferente al nuestro obstaculiza el propósito básico que tenemos: rescatar la cultura que yace bajo nuestros pies con un enfoque integral..

Es sabido que la cultura de Anáhuac no solo ha sido una de las mas importantes, sino que maneja quizás el enfoque más incluyente. Esto puede verse en el texto de la Suma Indiana de Sahagún, que en resumen dice » Id por los valles y sierras y si encuentran alguna buena costumbre o creencia, tráiganlas para que así perfeccionen el modo de vida tolteca».

Denigrar, atacar o excluir a grupos que tienen un enfoque particular en las raíces, frecuentemente basados en conocimientos que les fueron transmitidos, nos priva de la posibilidad de acceder a sabiduría que muchas veces es simplemente un punto de vista particular de nuestra basto bagaje cultural. Por ello es importante la TOLERENCIA y respeto entre danzantes, concheros, neoToltecas, Castanedianos, Médicos tradicionales y demás grupos con base de raíces.

Esto no es una cuestión académica o teórica; es un enfoque pragmático y estratégico, pues, aunque nuestra cultura es sumamente extensa, el conocimiento se encuentra disperso. Es nuestra tarea hacer acopio del mismo. Por ello, la posición no debe ser represiva ni mucho menos bélica, sino, por el contrario, LIBRE. Y en esa libertad encontrar las coincidencias que en suma nos darán la sinergia. Además, al usar la dialéctica en las diferencias, podremos generar nuevas posiciones que lleven a avanzar en pos de nuestro objetivo final,: lograr el mayor desarrollo o potencial que podemos tener como seres humanos. Tomando en cuenta esto, es conveniente decidir en cómo estamos ocupando la energía y como manejamos el conocimiento.

Por lo anterior, cada uno de nosotros podemos contribuir al resurgimiento de la cultura Anahuaca, y aportando nuestra capacidad para crear la sinergia que sustentará su mayor desarrollo.