Enfermedades Culturales

Tratadas con Medicina Tradicional Mexicana.

El Susto y su Tratamiento con Medicina Tradicional Mexicana.

Este malestar es provocado por medio de una sorpresa positiva o negativa, lo que ocasiona que nuestro cuerpo libere una energía conocida como DESGUANCE, reflejado en sequedad de boca y piernas o cuerpo tembloroso; esto debido a que el "enfermo" sufre una pérdida del alma y queda debilitado, lo que podría resultar en la aparición de otras enfermedades, por lo que esta energía debe ser expulsada al momento a través de distintas técnicas de Medicina Ancestral como limpias, baños, masajes, ceremonias e incluso se administran remedios herbolarios por vía oral.

Las plantas medicinales utilizadas para tratar el susto son: el pericón, la ruda, el huele de noche, el mirto, el romero, el pirul, el saúco y la albahaca.

El Empacho y su Tratamiento con M. T. M.

En la Medicina Anahuaca cuando se tiene una digestión lenta o pesada, se le conoce como EMPACHO. Este generalmente suele aparecer al haber comido demasiados alimentos con altos contenidos grasos como: frituras, carnes, quesos y postres que contengan chocolate o nata, provocando náuseas, fatiga e incluso dolor, debido a que recargamos el estómago y el hígado, y nuestro cuerpo utiliza toda su energía para poder digerir los alimentos.

Para tratar el empacho se puede tomar jengibre en cápsulas, o bien se recomiento tomar 3 tazas de infusión de yerba de lucera. En caso de querer prevenirlo, se prepara una infusión digestiva, utilizando anís con manzanilla para tomar después de las comidas principales.

El Mal de Ojo y su Tratamiento con M. T. M.

El Mal de Ojo se caracteriza porque la persona afectada se siente agitada, cansada, y/o con mala fortuna sin razón alguna, en caso de no ser tratado a tiempo, estos van creciendo y acumulandose, lo que provocará mayores malestares y molestias. Este malestar es provocado por asimilar una energía dañina trasmitida a por otra persona, voluntaria o involuntariamente.

Su tratamiento se realiza mediante baños de limpieza, utilizando plantas medicinales como artemisa, ruda, enebro y ajo, la persona tratada debe repetirlo dos veces por semana.