Control de Peso desde Casa

o-o o-o o-o o-o o-o o-o o-o o-o Control de peso desde casa o-o o-o o-o o-o o-o o-o o-o

La obesidad es una enfermedad crónica que es causada por distintos factores, estos pueden ser genéticos o ambientales, y estos llegan a provocar que exista una gran acumulación de grasa en el cuerpo. Esto también representa una amenaza a la salud, ya que aumenta las posibilidades de sufrir otras enfermedades como la diabetes, hipertensión o enfermedades degenerativas en las articulaciones.

 

Estas pueden ser causadas por la herencia genética, nuestro medio ambiente, problemas derivados del sistema nervioso, nuestra forma de alimentación y la actividad física que realizamos. En general, estos dos últimos factores son los que más están relacionados con todos los casos relacionados con el sobrepeso y la obesidad. Todo esto es la consecuencia del sedentarismo causado por el nuevo estilo de vida y nuestros pobres hábitos alimenticios.

La obesidad se puede prevenir llevando una dieta lo más equilibrada posible y manteniendo una actividad física que se adecue a las características de nuestro ritmo de vida.

Pero lo ideal es que esta prevención debe empezar desde niños, para que ellos aprendan de hábitos alimenticios correctos y además se les debe de promover el realizar ejercicio y demás actividades físicas. Este aprendizaje es sumamente importante, ya que les ayudará a formar buenos hábitos, y los ayudará de adultos.

 

Nuestro peso ideal se puede saber calculando el Índice de Masa Corporal, para esto debemos poner nuestro peso en kilos dividido por la altura en metros al cuadrado.

Un ejemplo es si una persona pesa 70 kilos y mide 1,65 metros, esta tendrá un IMC de 70 / 1,65 x 1,65 = 25,72.

Los resultados se pueden interpretar de la siguiente manera:

  • Si el resultado se encuentra entre 18,5 y 24,9, el peso es considerado normal.
  • Si se ubica entre 25 y 29,9es considerado sobrepeso.

Al ser más de 30 es considerado obesidad.

¿Cómo se puede controlar el peso desde casa?

  • Debemos tener una dieta equilibrada además de realizar ejercicio de manera regular.
  • Las comidas las repartiremos en 4 ó 5 porciones al día, además evitaremos refrigerios entre estas horas, para evitar comer demasiado.
  • Moderar el consumo de grasas animales y aumentar el consumo de frutas, verduras y pescado, además de comer despacio y masticar bien, para que nos dé una sensación de saciedad y evitar atragantarnos.
  • Sustituir bebidas con altos contenidos de azúcar por agua natural, además de moderar la ingesta de azúcar y pan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *